viernes, 27 de junio de 2008

Un Chico Virgen???

Abrí uno de mis msn, uno de esos que no utilizo hace un buen tiempo, estaba revisando la bandeja de entrada me encontré publicidad, cadenas, etc.
Miré quienes estaban conectados: algunos que ni recuerdo, mi medio hermano y un chico que no veo ya casi dos años... y esto es pretexto para una entrada en mi blog, voy a contarles una historia (o algo que me pasó)

Era diciembre del 2006. Yo una chica decepcionada, que habia estado a punto de cortarse las venas unos meses atrás (mentira, exagero!) y con el corazón hecho añicos.
tenia una idea muy tonta e inmadura de aliviar mi mal de amor, y esa idea era precisamente salir con cuanto chico pudiese y tratar de refugiarme en besos y caricias falsas.
Quizás buscaba encontrar entre tantas mentiras una que paresca convincente y así aferrarme a un nuevo amor que esta vez, sólo porque yo lo decía, no sería equívoco.

Bueno, de esta manera y en el msn que menciono unas lineas mas arriba, conocí a un chico, la verdad es que ya hacía un buen tiempo que lo tenía entre mis contactos y que hasta el momento no le había dado importancia.
Resulta que una tarde cualquiera, de un día cualquiera, comenzamos a "chatear" hablamos de algo de música si mal no recuerdo, me contó algunas cosas personales, por las cuales se sentia solito y falto de cariño, luego de un rato me dejó verlo por su web cam.
No estaba nada mal para mis gustos, así que le presté un poco mas de interés. Me contó que se habia lastimado el labio con el filo de una hoja de papel y que le dolía. Intentaba mostrarmelo por la web cam, pero yo no lograba ver nada. Fué un gran pretexto para proponerle el conocernos en persona e intentar curar su boquita lastimada.

El muy pícaro insistía en saber el modo en que lo curaría y yo trataba de explicarle dulcemente como lo haría con toda mi inocencia postiza.

Quedamos de vernos, y así fué. un día cualquiera, una tarde cualquiera, en un parque cualquiera (que ambos conociamos).
Lo estaba esperando sentada en una banqueta, el llegó luego de unos 10 minutos. Estaba vestido de negro (luego explicaré el porqué), era alto, blanco, algo llenito y repito, para mis gustos no estaba mal.
Conversamos un largo rato y me pude dar cuenta de su labio herido, le comenté al respecto y me exigió lo curase... ya se imaginan que sucedió luego y por un largo rato.
Besaba bien, sus labios eran suaves y con esa descripción resumo los detalles. Nos fuimos a comer helados, caminar un rato por el centro y pasamos por un lugar donde se reunen algunos amigos. Se los presenté y nos quedamos un rato, luego de seguir hablando se llegó la noche, así que fuimos por algunos tragos, para calentarnos. Como la mayoría de mis amigos eran menores de edad (bueno, en realidad lo eran todos) y la facha y la carita que tenían no les ayudaba a aumentarse un par de añitos más, pues andubimos de local en local, hasta que llegamos a uno que no les importaba venderles licor a unos menores de edad, ni cederles sus mesas en un ambiente bien caleta, como decían los dueños: para que no seamos molestados. (mejor dicho, encontrados).
Albert se puso una caja de cerveza, los chiquillos hicieron su "chanchita" y creo que sacaron para media cajita. la estabamos pasando muy bien, se notaba a leguas que, Albert les caía de "Put*mare"
y yo seguía agarrando con Albert, me gustaba mucho, al rato no se si fué por el efecto de las chelas, el me pregunto si quería ser su enamorada, tampoco se si fué por el mismo efecto, que yo dije que sí.

Cuando acabamos, nos fuimos todos a comer hamburguesas, luego de eso cada uno se fué para su casa. Eran mas de las 12, yo me quedé hablando un rato con Albert en la plazuela.
Al día siguiente, no pensaba en volver a ver a Albert, a pesar que me gustaba mucho, lo volví a encontrar en el messenger y quedamos en salir nuevamente. Así pasaron algunas semanas.

Un día salió al tema la virginidad, me preguntó si yo era virgen. yo le dije que no, el pensó y dijo: yo sí.
Jajajaja yo no le creí. Como podía ser posible un chico de 19 años, no mal parecido, que no era introvertido, que estaba en la universidad, que tenía un monton de amigas, que se iba de juerga casi todos los fines de semana, en resumen, un chico que tenia una vida social muy buena.
¿Era posible que sea casto? agregemos lo pícaro que era y esos besos que calentaban mejor que un cafesito bien caliente.

Hacía unos cuantos meses atrás la mamá de Albert había fallecido, víctima del cáncer. Cuando me contó de eso, el trataba de no caer en la pena y seguir con su vida, yo trataba de consolarlo, de darle palabras de aliento. (ese motivo por el cual vestía de negro)

Albert juró por la memoria de su madre, ser casto.
Dijo: lo juro, por mi madre. Yo no jugaría con eso.
Yo tampoco jugaría con algo así y creo que hasta el hijo más malo no haría un juramento de ese tipo.

Al parecer todo apunta a que Albert era un chico casto cuando lo conocí. Yo tengo dudas para pensar que mientras juraba por su madrecita, estaba cruzando los dedos o las piernas. Pero eso lo contaré en otro post, me muero de hambre, me voy a almorzar.

Si hay alguno(a) interesado(a) en saber lo que sigue de la historía, pues no pase como fantasma y comente alla abajito. ^^

3 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

Sí hay, olvídate, un montón. La castidad es ideal para mantener el espíritu tranquilo.

Aparte, Albert debe haber sufrido un montón de tiempo por lo que estuvo pasando, y así nomás, en esas condiciones, no se puede...

Angelus dijo...

ese Albert es como yo, puro y casto.

me ha gustado la narración de los hechos y, sobre la virginidad de Albert es muy posible que lo sea, es raro, pero la posibilidad existe, hay de todo en la viña del señor.


estaremos pendientes en como acaba esta historia que atrapa por el morbo que posee.

mil besitos.

gatiitta =(Ö.Ö)= dijo...

tengo un aso taaaan parecido y creo que por eso llegue aqui